jueves, 31 de marzo de 2016

Algunos estilos musicales para tu casamiento

El Amor, Corazón, San Valentín, Etiquetas, Vector De




El tener distintos estilos musicales nos ayudan a crear ambientes diferentes, instrumental en la ceremonia de tu boda, la música de relax para la cena, algo para la recepción y distintos bloques de baile. Aquí te dejamos algunos estilos:

Soul: este y la música de los 60 y los 70 son estilos muy buenos para la recepción, da un ambiente acogedor, ameno y elegante; puedes usar estilos como Adelle o Amy Winehouse.

Jazz y boleros: música ideal para invitar a entrar al salón, dar expectativa y que los invitados esperen a los novios que entran.

Baladas y música romántica: para la previa de la ceremonia, o para el banquete, siempre a un nivel bajo para un clima cálido y motivar.

Electrónica: todo baile puede empezar con electro, puede no ser tan pesada o marcada, así motiva a levantarse a bailar y además en los bloques del cotillón luminoso.

Cumbia y cuarteto: esto es sinónimo de a bailar!! Esta música es sin duda la mejor parte de la fiesta, todo el mundo reirá y disfrutará del baile sin parar.

Salsa y bachata: la sensualidad que traen estos bailes nunca está de más, está de moda y ya son muchos los que saben bailarlo.

Música ochentera: este es un bloque sin dudas para los mayores y la diversión de los jóvenes siempre queda bien, lo mejor es poner canciones movidas de grandes éxitos del ayer como twist, rock and roll y canciones de la nueva ola.

Rock y pop: son estilos que sin dudas son universales y los podemos encontrar en todos los idiomas y además con una infinidad de ritmos, desde inglés hasta el brasilero. Son el comodín ideal para que cualquier momento se realce.


Bandas sonoras: estas son melodías que evocan imágenes que pueden llegar al corazón de todos, traen recuerdos de películas, momentos únicos; perfectos para el fin del banquete.

miércoles, 27 de enero de 2016

Como hacer abanicos para bodas

Como hacer abanicos para bodas. Descubre la forma de fabricar abanicos para bodas.




Los abanicos son un accesorio que dotan de elegancia a la novia. Sencillos y rápidos de hacer, los abanicos les indican a los invitados que la novia pensó en cada detalle. Estos accesorios también son ideales si la celebración de matrimonio se realiza en una época cálida.



Puedes realizar abanicos de papel para decorar las mesas de la boda. Para ello necesitarás papel japonés, que está fabricado con un material que permite plegarlo fácilmente. Si no llegas a encontrar este material, las cartulinas también ofrecen buenos resultados.



En lo que respecta al color, al tratarse de una boda tiene que ser blanco. Pero si la novia utiliza un abanico de ese color, el amarillo o el rojo también son buenas opciones.

Ahora que ya tienes el papel y color definido, tienes que cortarlo en cuadrados de 15 centímetros de cada lado.
Abanico  de novia PERSONALIZADO


Corta un tira de papel, cuyo tamaño sea la cuarta parte de la longitud del lado, es decir, que la tira debe medir 3,75 centímetros. Esto se realiza con el objetivo de crear un rectángulo, que es el diseño que necesitamos para poder continuar con la fabricación.



Como habrás notado, ahora tienes un rectángulo de 15 centímetros de ancho por 11,25 centímetros de alto. Ahora tienes que realizar un pliegue de 1/3 del tamaño de la altura, es decir, 3,75 centímetros.



En esta etapa, tienes que realizar pliegues transversales al del paso anterior. Para ello, toma el lado izquierdo del rectángulo, y dóblalo hacia el centro dos veces. Repite el procedimiento con el lado derecho.



Para continuar, tienes que desdoblar los pliegues que realizaste hasta el momento. Rota el rectángulo unos noventa grados.

Utiliza la técnica del pliegue de la montaña, es decir, dobla un tira hacia arriba y la que sigue hacia abajo, hasta que notes que no puedes seguir plegando. Como resultado final debes observar un pequeño rectángulo horizontal que forme un acordeón.



Como ya finalizaste con los pliegues, tienes que ocuparte del mango del abanico. Para ello consigue una delgada cinta de color blanco. Enróllala sobre un extremo del rectángulo de papel unas cinco veces y hazle un nudo fuerte. De esta manera, tendrás la seguridad de que no volverá a desarmarse.



Puede que este procedimiento te demande varios minutos. Pero una vez que lo hayas aprendido, podrás fabricar todos los abanicos de la boda en pocas horas.